Liderazgo = Conciencia + Empatía

Un verdadero líder va más allá de la rutina diaria y da un paso atrás para pensar sobre las consecuencias de cada interacción humana.

Cuando compartes ideas, propósitos o preocupaciones, ¿estás consciente de su impacto emocional en tu equipo?

Si te guardas tus pensamientos para ti mismo, ¿te das cuenta de que pueden afectar tu propio equilibrio emocional?

Los líderes quieren ser escuchados y valorados, quieren promover una atmósfera de positividad y productividad. Esto lo pueden lograr con más facilidad a través de la autoconciencia y la empatía.

Los líderes que son empáticos se ganan la confianza de sus empleados, quienes a su vez son más productivos. El enfoque correcto para la empatía puede ayudar considerablemente a propiciar la positividad en el trabajo.

https://i2.wp.com/mindfb.com/wp-content/uploads/2019/04/light-2935944_1920.png?resize=300%2C212&ssl=1

¿Qué es la empatía?

Según Gustavo Razzetti, autor de Stretch for Change, hay dos formas de empatía: emocional y cognitiva.

  1. La empatía emocional se activa a través de las neuronas espejo que nos permiten sentir las emociones de otras personas de una forma pasiva.
  2. La empatía cognitiva también es conocida como «toma de perspectiva», cuando estamos conscientes de nuestras propias percepciones y nos esforzamos por entender a los demás.

A principios de la década de los 90, los neurocientíficos descubrieron que tenemos neuronas específicas que se activan cuando alguien está sufriendo. En resumen, podemos sentir el dolor ajeno y empezar a comprender mejor a los demás.

Por supuesto, como un líder, es imperativo que entiendas las emociones de un empleado hacia cierto tema sin que esto desencadene una respuesta emocional o una decisión de escasa utilidad. Puedes lograr más fácilmente mantener un enfoque claro y compasivo con la empatía cognitiva.

¿Cómo puede ayudarte la empatía a ser un líder más eficaz?

La empatía cognitiva es una habilidad en la que puedes trabajar, que puedes ajustar minuciosamente con la práctica y que es invaluable para las organizaciones porque:

Crea cultura de equipo. Hacer un esfuerzo para entender cómo alguien piensa, se comporta y siente puede proporcionarte información esencial y puede hacer que tus colegas o empleados se sientan valorados.

Diversifica el pensamiento. La empatía no solo crea una sensación de conexión entre colegas, sino que al tomarte el tiempo de entender la perspectiva de los demás, incrementas la diversidad y convergencia de ideas, explica Razzetti.

Tiene un impacto en la comunicación. En su artículo reciente, Prudy Gourguechon, psiquíatra y psicoanalista, explica que la empatía te permite entender si has entendido y conectado completamente con quienes te rodean.

Inspira lealtad. Si usas la empatía de forma regular como una de las herramientas de tu caja de herramientas del liderazgo, podrás desarrollar a tu equipo, inspirar a tus seguidores, propiciar el liderazgo en otros y promover la lealtad, dice Gourguechon.

¿Y si no eres naturalmente empático? 

La empatía es un rasgo innato en todos nosotros, sin embargo, como todo lo demás, consiste en un espectro que va de débil a fuerte.

Si no tienes una inclinación natural hacia la empatía, todavía puedes aprovechar su poder a través de unas sencillas tácticas:

Piensa antes de actuar. Por ejemplo, si un empleado necesita tiempo libre durante una temporada alta en el trabajo, antes de decir «no», tómate un momento para considerar qué significará tu decisión para esa persona.

No tienes que decir que sí, si la respuesta debería ser negativa. Pero demostrar que entiendes los sentimientos de la persona puede ser de mucha ayuda para mantener la moral del grupo.

Practica atención plena o busca consejo. Si la empatía no es una de tus fortalezas, no necesitas cambiar quién eres. Primero que todo, ser consciente de esto te ayudará a compensar con alguien que complemente tu debilidad, dice Gourguechon.

¿Puedes ser demasiado empático?

Imagínate pasarte todo el día sintiendo las subidas y bajadas en las emociones de todos los que te rodean. ¿Suena divertido? Para nada.

Ser demasiado empático es un superpoder en muchos sentidos, pero también puede perjudicar tu capacidad de funcionar como un líder, si terminas sintiéndote indeciso ante distintas direcciones.

Quizá estás dirigiendo un equipo pequeño de selección de personal que tiene disputas frecuentemente. Como líder del equipo, lo que quieres es mantener presentes los objetivos, para que puedas cumplir con las fechas límite y expandir tus servicios de selección de personal.

Si te pasas todas las tardes con pensamientos emocionalmente cargados no relacionados con los objetivos generales, entonces tu visión y eficacia como líder está viéndose afectada. Por supuesto, es fundamental que explores las disputas del lugar de trabajo y busques resolverlas, no obstante, también es tu trabajo mantener los ojos en el premio de manera compasiva, pero siempre dirigiéndote a esto.

Con la cantidad correcta de conciencia y reflexión, puedes sentir las perspectivas de los demás y entender el panorama social y emocional de tu ambiente de trabajo. Usa la empatía para tomar decisiones bien informadas, para inspirar lealtad y comunicarte tan claramente como sea posible.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *